Limpieza y conservación de las alfombras

12 febrero 2018

Limpieza y conservación de las alfombras:

Es recomendable una limpieza a fondo de nuestra alfombra, una vez al año.

Podemos utilizar un paño o tela de algodón, para que al utilizar el producto de limpieza solo de transmita la humedad a la alfombra, es muy importante no empaparla nunca. La dejaremos secar durante unas horas y es muy importante en ese tiempo no piar la alfombra. Para este tipo de limpiezas e importante utilizar detergentes y jabones neutros.

Nunca se deben emplear los siguientes productos:

BENCINA: peligro de incendio.

AMONIACO LIQUIDO: alteración de los colores

JABON y detergentes alcalinos.

Es aconsejable durante los primeros meses de la alfombra (sobre todo las de lana) y ligero cepillado con una escoba blanda (nuca de cerdas duras). Durante esta limpieza es más que probable que la alfombra suelte un poco de pelusa, como consecuencia natural del obligado tundido durante el proceso de fabricación, o también que algún hilo sobresalga de la superficie del pelo, es muy importante no tirar de el, simplemente con unas tijeras cortaremos a nivel del resto de la felpa.

MUY IMPORTANTE: Hay que tener mucho cuidado con los bordes de las alfombras, así como en los flecos, si los tiene,  ya que se deterioran muy rápido si pasamos mucha la aspiradora en esa zona.

Mantenimiento en las alfombras de lana en general:

PRIMEROS 2 MESES: solo ligero cepillado o barrido

MESES SUCESIVOS: barrido + aspirador

LIMPIEZA ANUAL: barrido + aspirador + producto de limpieza + secado + barrido + aspirador

Estos son consejos facilitados por fabricantes españoles.